Publicidad

El hábito de la acción


He aquí algo en qué coinciden los líderes en todos los campos: hay escasez de personas de alto vuelo, expertos calificados para ocupar puestos claves. Hay realmente, como se dice, mucho espacio en la cumbre. Hay muchas personas medianamente calificadas, pero hay un ingrediente para el éxito que a menudo les falta. Este es la habilidad para que se hagan las cosas, para obtener resultados.
Todos los trabajos importantes, ya sea operar un negocio, ventas de alto nivel, la ciencia, la carrera militar, o el gobierno; requieren de hombres y mujeres que piensen en la acción.
Las ideas excelentes no basta. Una sola idea regular que sea ejecutada y desarrollada, es 100% mejor que una maravillosa idea que mueren porque no es realizada.
Al observar las personas tanto de éxito como los de término medio se encontrará que pertenecen a dos categorías: los exitosos son activos, los llamaremos "activistas"; los del promedio, los que no tienen éxito son pasivos y lo llamaremos "pasivistas".
El Sr. Activista es un hacedor. Emprende acción, consigue que se hagan las cosas, sigue adelante con sus planes e ideas. El Sr. Pasivista es un no hacedor; posponen las cosas hasta probar que no debería, o no puede hacer las cosas, hasta que ya es demasiado tarde.
El Sr. Activista quiere dedicarse a un negocio por su cuenta; y lo hace. El Sr. Pasivista quiere hacer lo mismo, pero descubre, en el instante preciso una buena razón por la cual sería preferible no hacerlo. El Sr. Activista, a los 40 años, decirle que quiere dedicarse a otro tipo de trabajo; y lo hace. La misma idea se le ocurre al Sr. Pasivista, pero él se convence de que es mejor no intentar.
El Sr. Activista consigue que se hagan las cosas que él quiere que se hagan, y de paso ganar confianza, un sentimiento de seguridad íntima, autosuficiencia, y más ingresos. El Sr. Pasivista no consigue hacer las cosas que quieren porque no actua; como resultado de esto, pierde confianza en sí mismo, destruyen su autosuficiencia, vive en la mediocridad.
El Sr. Activista hace. El Sr. Pasivista ve hacer pero no hace. Todos desean ser activistas; para ello es necesario adquirir el hábito de la acción. Muchos pasivistas son así porque insisten en esperar a que todo sea 100% favorable antes de entrar en acción. La perfección es altamente deseable. Pero nada hecho o diseñado por el hombre, es o puede ser absolutamente perfecto. Así que esperar una serie de condiciones perfectas, es esperar para siempre.
Cultive el hábito de la acción
Practique de estos puntos clave:
1. Sea un activista. Sea alguien que hace las cosas. Sea un hacedor, no un no hacedor.
2. No espere hasta que las condiciones sean perfectas. Nunca lo serán. Espere futuros obstáculos y dificultades, y soluciónelos a medida que aparezcan.
3. Recuerde, las ideas por sí solas no traen el éxito. Las ideas sólo tienen valor cuando usted las pone en práctica.
4. Utilice la acción para vencer el temor y ganar confianza. Para aquello que no atemorice y el temor desaparecerá. Sólo intentélo y verá.
5. Encienda su motor mental mecánicamente. No espere a que el ánimo lo motive. Emprenda la acción, emprenda con resolución el trabajo, y mueva usted a su espíritu.
6. Piense en términos de ahora. Mañana, la semana próxima, más tarde, y palabras similares, a menudo son sinónimos de la palabra nunca. Sea la clase de persona que dice, "voy a comenzar ahora mismo".
7. Póngase a trabajar pronto. No malgaste el tiempo preparándose para actuar; en lugar de prepararse, actúe ya
8. Tome la iniciativa. Sea un cruzado. Recoja el balón y corra. Sea un voluntario. Demuestre que tiene la capacidad y la ambición de hacer.

                                                                                                                      David J.schwartz
Deja tu comentario Acá    Sigue Este Blog       Ir a Principal     Todas las entradas