Publicidad

Segunda parte Construya la confianza y destruya el miedo

 Leer la primera parte
 El cajero de su banco de memoria es tremendamente confiable. Nunca lo contradice. Si usted se le acerca y le dice “cajero quiero
que me des aquellos pensamientos que deposite anteriormente y que prueban mi inferioridad con respecto a casi cualquier otra persona”, el responder en efecto Sr., tengo aquí el recuerdo de como usted fracasó ya dos veces antes cuando intentó esto. El recuerdo de lo que le dijo su Profesor de sexto grado acerca de su incapacidad para lograr cosas… El recuerdo de lo que casualmente escuchó a sus compañeros de trabajo diciéndole usted… El recuerdo… Y uno a uno, el Sr. Cajero va sacando de su cerebro todos los pensamientos que demuestran que usted no es competente. El cajero siempre totalmente dispuesto le permitirá sacar el pensamiento que usted desee de lo que usted ha depositado, pues, después de todo, eso banco He aquí dos cosas específicas que hacer para edificar la confianza a partir de un manejo eficiente de su banco de memoria.

 1 Depositen solamente pensamientos positivos en su banco de memoria
 2 Saque sólo pensamientos positivos de su banco de memoria Ponga a su servicio está cinco estrategias
 Uno: la acción vencer el miedo. Defina bien su miedo y entonces traté de analizar la acción   constructiva. La inacción no hace nada respecto a una situación reafirma el temor y destruye la confianza.
 Dos: haga un supremo esfuerzo para depositar sólo pensamientos positivos en su banco de memoria. No permita que los pensamientos negativos y de menosprecio hacia sí mismo crezcan hasta convertirse en monstruos mentales. Sencillamente no se permita recordar hechos y situaciones desagradables.
Tres: considere a la gente desde la perspectiva adecuada. Recuerde, las personas tienen muchas más semejanzas, muchísimas más de las diferencias que puedan tener. Formarse una idea equilibrada de los demás. No son más, que otros seres humanos. Es mucha la gente que ladra pero es raro que alguno muerda
Cuatro: habitúese hacer lo que su conciencia apruebe. Esto previene el desarrollo de un dañino complejo de culpabilidad. Hacer lo que es debido es una regla sumamente práctica para lograr el éxito.
Cinco: intenté que todo cuando tiene que ver con usted exprese: “siento confianza, me siento verdaderamente confiado.” Y practiquen estas técnicas sencillas en sus actividades diarias:

A. Siéntese adelante
B. Establezca el contacto visual.
C. Caminen 25% más aprisa.
D. Hable alto
E. Sonreía sin medida



 Bibliografía: Pensar en grande La Magia del éxito. David J. Schwartz cap 3